Posts from the “Paso de Fuego” Category

Paso de fuego. Te: el sendero del signo luminoso. 4. Alejandro Aldana

Por Alejandro Aldana*

Te ∞: el sendero del signo luminoso *

                                Para Luz y Emiliano

Continuación:


III.- Te ∞ e intertextualidad
 
La intertextualidad establece una estrecha relación con el concepto de sujeto. Desde la modernidad se estatuyó una noción de sujeto que implicaba la idea de creación artística vinculada a la originalidad de los productos estéticos. La posmodernidad cambiará el paradigma, en un proceso paulatino se disuelven dichas características del antiguo concepto de autor. El autor deja de ser una realidad individualizada (Foucault), donde su existencia sólo se perfecciona en el acto mismo de escritura, que como mencionamos anteriormente es el texto, el texto como acto/acción.
            Desde esta perspectiva el texto es un espacio de confluencias textuales, un diálogo de diferentes enunciaciones, su realidad deja de ser puramente textual para convertirse en intertextual. Te ∞ cuenta con una vertiente intertextual interesante; sin embargo, los factores de esa intertextualidad no son evidentes, el autor juega con la información mediante la maleabilidad del ritmo y la música, los discursos que se funden en el poema no se plantean como una burda transposición de significados e intenciones de sentido, por el contrario la traslación se hace a partir de patrones fonéticos, logrando una resignificación, por lo que los enunciados aparecen con un nuevo contenido poético:
 
            Otrora in mundo el iracundo Sol salvaje
            empero ahora solamente
            un astro dominado
            sol domesticado
            estrella fulminada
            que lluvia gira alrededor de ti
            en cenizas
                           de perseidas
            su eterno                   polvo enamorado.
 
La composición de los versos nos remite al soneto de Francisco de Quevedo Amor constante, más allá de la muerte, la relación o referencialidad se establece por lo menos en dos niveles de significación, la primera y más evidente es el diálogo entre los versos de Ulises Córdova y los de Quevedo, pero además se plantea una intercomunicación que se ubica en el subtexto. Veamos el poema de Quevedo:
 
            Cerrar podrá mis ojos la postrera
            sombra que me llevare el blanco día,
            y podrá desatar esta alma mía
            hora a su afán ansioso lisonjera;
 
            mas no, de esotra parte, en la ribera,
            dejará la memoria, en donde ardía:
            nadar sabe mi llama la agua fría,
            y perder el respeto a ley severa.
 
            Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
            venas que humor a tanto fuego han dado,
            medulas que han gloriosamente ardido,
 
            su cuerpo dejará, no su cuidado;
            serán ceniza, mas tendrá sentido;
            polvo serán, mas polvo enamorado.
   
Córdova resignifica la palabra ceniza, la pluraliza y la hace dialogar con el tejido significativo de su poema, la palabra encuentra su justo espacio dentro del discurso desde dos vertientes, por un lado cumple una función semántica y de sentido, las “cenizas” dan continuidad al verso “que lluvia gira alrededor de ti”, una lluvia que se precipita desde un sol domesticado, la ceniza tiene un efecto de levedad, una caída lenta e ingrávida, inmediatamente se engarza con el verso “de perseidas”, palabra en sí misma musical, haciendo referencia a la lluvia de meteoros, el sentido está pues perfectamente construido, el lector/receptor que intente leer desde una textualidad rígida o convencional se perderá del verdadero poema. En todo poema textual siempre hay por lo menos otro poema que se expresa desde el subtexto. La segunda relación dialógica se establece desde la interrelación de sentido desde la naturaleza subtextual. Quevedo habla de un dios que ha sido prisión, Ulises refiere un iracundo Sol salvaje; el sol en diversas culturas se ha concebido como dios, es importante observar el planteamiento gráfico del verso, la palabra Sol está escrita en mayúsculas, no sólo para convertirlo en sujeto, sino también para manifestar su importancia jerárquica, en posición de Dios. El poeta español configura un mapa conceptual desde el fuego, utilizando las palabras: fuego, ardido, ceniza. Córdova construye el suyo desde esa relación: Sol salvaje, sol domesticado, estrella, cenizas, perseidas. La intertextualidad, si bien tiene su origen en conceptos tradicionales como imitatio o aemulatio, en los poemas de Ulises esa concepción está muy lejana, el autor no busca imitar a Quevedo, es evidente que el objetivo es otro, rompe con la autoridad del poeta español, estableciendo una incorporación de los versos desde una realidad de igualdad, los dioses del Olimpo de la poesía son retirados de sus altos y enmohecidos nichos, para secularizarlos. El poema se convierte así en una confluencia de relaciones con la tradición o tradiciones, es innegable que la producción poética de Ulises Córdova tiene como una de sus tradiciones a la poesía española, podemos observarla desde su primer libro Manual para no olvidar morir.

(Continua en la siguiente entrega)...

Fotografía: Miguel Á. Padriñán, por Pexels

*Sobre el texto:

Te ∞: el sendero del signo luminoso” es un ensayo que analiza la obra del libro de Ulises Córdova, poeta mexicano nacido en San Cristobal de Las Casas.

En esta revista estaremos compartiendo, en las próximas cuatro entregas, el ensayo completo del maestro Aldana.

Sobre Alejandro Aldana Sellschopp

Investigador, promotor cultural, editor, ensayista y narrador.

Ha sido becario de: FOESCA (Emisiones 1999-2000 y 2000-2001), PACMYC, fue becario del FONCA (2003-2004) en el programa de Jóvenes Creadores en la modalidad de novela. Está incluido en la antología del FONCA – Jóvenes Creadores generación 2003-2004.

Ha publicado: Tiempo a Contrapunto (UNAM- Espacio Cultural Jaime Sabines),  Nudo de Serpientes (Novela). Su cuento Diario de un lobo está incluido en la antología Inventa la memoria (Alfaguara). La novela en Chiapas, antología (Consejo Estatal para las Culturas y las Artes de Chiapas en el 2018).

Paso de fuego. Te: el sendero del signo luminoso. 3. Alejandro Aldana

Por Alejandro Aldana*

Te ∞: el sendero del signo luminoso *

                                Para Luz y Emiliano

Continuación:


II.- Pragmática poética o lírica   
                       
El texto poético es una comunicación lingüística; sin embargo, se trata de una realidad textual de naturaleza especial, ya que su funcionalidad se distingue por elementos que se agotan y perfeccionan en su propia singularidad expresiva. El lenguaje del poema no busca la pura referencialidad, contiene un elemento estético que lo hace una expresión única. La intención comunicativa del poeta no exige la prontitud de su comprensión, como suele suceder en una plática. En principio el constructo del poema no tiene ninguna finalidad práctica, informativa o ideológica. Los versos no requieren explicación alguna para que logren producir su intensión de sentido. Cuando Córdova escribe: “Pues los amantes Son Si son locura / Donde cambian los nombres No la cura / Y cambian los demonios Nunca el mal”, la polisemia de los versos anulan su función de referencialidad en una primerísima lectura, existen otros niveles de significación, el texto obliga al lector/receptor a participar en la construcción de significados, la complementariedad es fundamental gracias a un conocimiento común, es decir, que el lector/receptor tiene que identificar el código que el autor está formulando. El discurso poético no codifica su intención comunicativa de manera explícita. Al leer el texto de Ulises sabemos que estamos frente a un poema, ya que la presentación gráfica del texto lo indica, el verso se estructura como unidad mínima de unidad semántica y fonética. Otro elemento de su naturaleza es la disposición rítmica de las palabras, el autor logra una partitura que se establece a partir de tonos y semitonos, inflexiones, repeticiones de palabras, como en los versos antes mencionados; tenemos pautas repetitivas que cumplen una función musical, en el primer verso encontramos en dos ocasiones la palabra son, posteriormente la sonoridad se establece en una rima consonante: locura y cura. La palabra cambian se repite en el verso dos y tres, a manera de rima interna.
            Uno de los problemas en el estudio del discurso poético es su marginación de la discursividad de la ficción. Durante siglos se ha preferido hablar de subjetividad como forma de excluir la ficcionalidad, negando así su carácter de representación imaginaria. A partir del Romanticismo se entendió al poema lírico como una confesión veraz, se aseguraba que el discurso poético representaba o incluso proyectaba la auténtica subjetividad del poeta. El poema es un acto del habla, la acción que producimos al hacer una emisión es denominada acto del habla o acto ilocutivo. El texto poético no puede leerse como expresiones verdaderas o falsas, contiene elementos ficcionales, se convierte en ficción ya que como afirma B. Herrenstein Smith, el poema no representa cosas, sino que se trata de un discurso que representa cosas. Tradicionalmente el discurso de la ficción se ubicó en el arte dramático y la narración, dejando fuera al discurso poético.
            La exclusión de lo poético dentro del discurso de la ficción proviene desde la antigüedad clásica, que se formuló a partir de las modalidades enunciativas de Platón y Aristóteles. Desde la perspectiva de Platón las obras de ficción no tienen una verdadera naturaleza estética, más bien persiguen objetivos alternos o parasitarios, ya sean políticos o morales. La dimensión poco ejemplar de los personajes o caracteres de las tragedias, provocó que el filósofo rechazara las obras dramáticas. En su libro La República manifiesta la exclusión de los poetas de la polis, admitiendo únicamente los himnos dedicados a dioses y héroes.   
          El análisis de la poesía lírica nos muestra que el discurso poético constituye un tipo de mensaje, que es muy diferente al uso estándar de la lengua. La lectura lírica de un texto implica una serie de convenciones, es decir, que el lector/receptor se posiciona frente al texto con una disposición de comunión. Octavio Paz abordó el tema en diversos momentos de su obra: “Parece que es una verdad admitida por casi todos la relativa naturaleza inaprensible de la realidad —todo lo que somos, todo lo que nos envuelve, nos sostiene y, simultáneamente, nos devora y alimenta— es más rica y cambiante, más viva, que todas las ideas y sistemas que pretenden contenerla. La cultura y el conocimiento no son más que una convención, un artificial acuerdo y un orden falaz, pues a cambio de reducir la rica y casi ofensiva espontaneidad de la naturaleza a la rigidez de nuestras ideas, la mutilan de una parte en sí, su parte más verdadera y fascinante: su naturalidad” (Paz, 2014:228).
           Las convenciones mediatizan la relación entre el lector y el texto, contribuyendo de manera importante en su decodificación. Este planteamiento nos lleva a la discusión sobre el yo enunciador lírico, que parte siempre de una enunciación previa y por lo tanto es ficticio. La relación se problematiza cuando es difícil establecer límites claros entre el yo hablante del poema y el yo autor. En la historia de la poesía podemos señalar algunos poemas transparentes, en los que se establecen vasos comunicativos evidentes entre las dos vertientes del yo. Lo más frecuente es que el yo lírico se convierte en una máscara del yo autor. En el caso de Te ∞, es claro que el yo lírico se identifica hasta confundirse con la voz del yo autor. Dicha observación se obtiene al realizar un análisis contextual de la obra poética de Ulises Córdova, nos encontramos con una voz perfectamente definida, inconfundible, con tonos y semitonos recurrentes, la ironía en la modulación fonética y semántica del verso, una búsqueda de un lenguaje que pueda decirlo todo, que reduzca el profundo abismo entre la palabra y la cosa; pero las palabras en su unidad conceptual pierden sus contenidos convencionales, la palabra se resignifica, quiere decir otra cosa, en ocasiones incluso se contradice en una negación dialéctica para convertirse en una palabra síntesis, es decir, el contenido renace, se perfecciona en una nueva contextualización. En su libro Tiro de gracia leemos la siguiente estrofa:
 
              Así que
                            eres Narcisa
              Catadora de sangre
              Que se sirve hoy de la mía
              ¿Para domar a la noche?
              ¿Domesticar a la muerte?
 
La disposición de los espacios permite romper con la significación estándar del lenguaje, después del Así que observamos un silencio que se suspende en el texto, para terminar en la configuración de un alguien llamada Narcisa. El Así que adquiere un tono de franca ironía, malicia en la manera de enunciar, se establecen por lo menos dos niveles de significación, literalmente el verso es muy diferente de la lectura desde su contextualidad. El discurso poético de Ulises Córdova se construye desde referencias fonéticas y rítmicas. La música es una de sus más limpias cualidades, el poema es una partitura que suena en su compleja estructura armónica. En Te infinito leemos:
 
              Infarto en lámpara de púlsar
              lumbre  pero late y sombra
              de fanal que da la espalda
              a veces  pero siempre es luz
              de lunipiano albor de cítirastro
              eterna madrugada y corazón...  
 
La cadencia es exacta, los tonos y semitonos fonéticos se combinan logrando una armonía de modulaciones ascendentes, la combinación de los sonidos emulan los contrastes visuales del poema, la luz y la sombra luchan en una lenta, tersa, lucha de los signos. Aun cuando la estructura estrófica parte del verso libre y blanco, existe una regularidad silábica que oscila entre octosílabos, realizando dos semi-remates en un parámetro de endecasílabos. En una primera e inocente lectura el lector/receptor puede perder el sentido del texto, el orden de las palabras puede parecerle extraño, los versos encabalgados desconciertan, parece que las palabras de uso vulgar como: lámpara, lumbre, sombra, espalda, luz, madrugada, corazón, han perdido su significado y se han llenado de nuevos contenidos, quieren decir otra cosa, y para llegar a esa otra cosa es necesario leer de una manera no convencional, la pragmática lírica nos permite acercarnos a esa otra cosa.
            La poesía entendida como poiesis, es imitación y por lo tanto ficción. El discurso poético constituye un elemento artificial, entendido como algo ajeno a la manifestación natural. Esta relación problematiza el intento de realizar diversas jerarquizaciones del discurso mediante juicios de valor sobre el concepto de verdad. Un lector/receptor inocente puede desilusionarse al saber que los sentimientos expresados en el poema carecen de verdad, pero no por tratarse de mentiras, sino porque para la lírica no tiene relevancia la veracidad o la simulación de lo verdadero. El poeta logra representar situaciones o estados de ánimo mediante el uso de la técnica sometiendo su materia lírica a principios de la verosimilitud. En Te ∞, en la mayoría de los poemas, la voz lírica, que ya dijimos se trata muy probablemente de la voz del yo autor, habla de manera referencial, es decir, se refiere a una segunda persona que no es identificada; pero que está presente en todo el discurso poético. El poeta ha estructurado su libro desde un planteamiento dialógico, por momentos enuncia desde su individualidad, desde su yo enunciante, en otros utiliza el nosotros implícita o explícitamente. Sirvan de ejemplos las siguientes estrofas:
 
              Amor: Y seguido somos
              lo que se va a decir después
              no importa Quién = nadie más que tú.
 
El poeta utiliza la palabra Amor para referenciar a ese otro u otra con quien dialoga, Amor se convierte en un modo de enunciar a esa persona, en lugar de un nombre propio prefiere un giro del lenguaje, una forma coloquial en la que los amantes suelen llamarse. Amor se convierte en un tú. Posteriormente tenemos un signo : (dos puntos) que pierde su función gramatical o sintáctica, para integrarse al discurso poético en una equivalencia de palabra, el poeta cambia la funcionalidad de los signos para mudarlos en palabras que resignifican los versos, al leer escuchamos: “Amor (dos puntos) Y somos / lo que se va a decir después / no importa Quién (igual) nadie más que tú”. El yo autoral nos muestra una representación, no sabemos si en efecto esa otra persona a quien habla existe verdaderamente, si en verdad él cree que son lo que se va a decir después. Eso ya no importa. La discusión no se establece entre verdad o ficción. Más bien estamos frente a lo que Genette denominó la oposición entre lo real particular y lo universal artístico. El problema no es de referencialidad sino de la misma naturaleza de la textualidad literaria. Pozuelo Yvancos habla de tres elementos al respecto: la ficcionalidad es un rasgo de la textualidad literaria, la especificidad del modo de comunicación parte de la existencia del “hablar imaginario”, el estatuto comunicativo del discurso poético presupone un hablante ficticio.

(Continua en la siguiente entrega)...

Fotografía: Miguel Á. Padriñán, por Pexels

*Sobre el texto:

Te ∞: el sendero del signo luminoso” es un ensayo que analiza la obra del libro de Ulises Córdova, poeta mexicano nacido en San Cristobal de Las Casas.

En esta revista estaremos compartiendo, en las próximas cuatro entregas, el ensayo completo del maestro Aldana.

Sobre Alejandro Aldana Sellschopp

Investigador, promotor cultural, editor, ensayista y narrador.

Ha sido becario de: FOESCA (Emisiones 1999-2000 y 2000-2001), PACMYC, fue becario del FONCA (2003-2004) en el programa de Jóvenes Creadores en la modalidad de novela. Está incluido en la antología del FONCA – Jóvenes Creadores generación 2003-2004.

Ha publicado: Tiempo a Contrapunto (UNAM- Espacio Cultural Jaime Sabines),  Nudo de Serpientes (Novela). Su cuento Diario de un lobo está incluido en la antología Inventa la memoria (Alfaguara). La novela en Chiapas, antología (Consejo Estatal para las Culturas y las Artes de Chiapas en el 2018).

Paso de fuego. Te: el sendero del signo luminoso. 2. Alejandro Aldana

Por Alejandro Aldana*

Te ∞: el sendero del signo luminoso *

                                Para Luz y Emiliano

Continuación:

I.- Pragmática lingüística y pragmática literaria
 
El lenguaje establece estructuras que buscan comunicar: “Sin embargo, el solo conocimiento de las palabras y la gramática de una lengua no garantiza el éxito de la comunicación. Las palabras pueden significar más (o algo distinto) de lo que dicen” (Dijk, 2008:67). Es necesario conocer el contexto en que se genera la producción lingüística, de lo contrario podemos vernos en una situación de confusión de sentidos, imposibilitando el proceso de comunicación.
            Se puede afirmar que la pragmática se encarga de hechos lingüísticos que sobrepasan los límites de la semántica o la sintaxis, el orden de las palabras, tonos y semitonos, inflexiones fonéticas, etcétera. Considera pues los valores extralingüísticos que se presentan concretamente en el uso del lenguaje. En cuanto a la relación concreta, se refiere al establecimiento de una relación comunicativa en una contextualidad específica, tanto del emisor como del receptor. Todo discurso pertenece a un constructo más amplio: al con-texto.
            A partir de las consideraciones respecto de la pragmática lingüística, surge la pragmática literaria con el objetivo de conocer cómo se presenta el fenómeno de la comunicación literaria. Desde este punto de vista, se entiende a la literatura como la estructuración de un código y un material verbal que existe antes de la configuración de dicho código. Por lo tanto, al estudiar un texto literario deben aplicarse los mismos mecanismos para conocer cualquier expresión lingüística, sin olvidar que el discurso literario tiene su propia naturaleza textual. En Te ∞, podemos observar que la significación de las palabras y los signos obligan al lector a plantarse en una contextualidad específica, para poder hallar los núcleos de significación que el poeta establece en su novedosa propuesta.    
            T. A. Van Dijk elaboró tres elementos a considerar: el contexto pragmático, lo cognitivo y la perspectiva sociológica. Mediante estos principios de la teoría de la comunicación es posible acercarse a la comprensión de lo literario.

(Continua en la siguiente entrega)...

Fotografía: Miguel Á. Padriñán, por Pexels

*Sobre el texto:

Te ∞: el sendero del signo luminoso” es un ensayo que analiza la obra del libro de Ulises Córdova, poeta mexicano nacido en San Cristobal de Las Casas.

En esta revista estaremos compartiendo, en las próximas cuatro entregas, el ensayo completo del maestro Aldana.

Sobre Alejandro Aldana Sellschopp

Investigador, promotor cultural, editor, ensayista y narrador.

Ha sido becario de: FOESCA (Emisiones 1999-2000 y 2000-2001), PACMYC, fue becario del FONCA (2003-2004) en el programa de Jóvenes Creadores en la modalidad de novela. Está incluido en la antología del FONCA – Jóvenes Creadores generación 2003-2004.

Ha publicado: Tiempo a Contrapunto (UNAM- Espacio Cultural Jaime Sabines),  Nudo de Serpientes (Novela). Su cuento Diario de un lobo está incluido en la antología Inventa la memoria (Alfaguara). La novela en Chiapas, antología (Consejo Estatal para las Culturas y las Artes de Chiapas en el 2018).

Paso de fuego. Te: el sendero del signo luminoso. 1. Alejandro Aldana

Por Alejandro Aldana*

Te ∞: el sendero del signo luminoso *

                                Para Luz y Emiliano


En el presente ensayo estudiaremos el libro Te ∞, de Ulises Córdova, desde una categoría fundamental para el análisis del lenguaje: la pragmática del discurso. Ulises Córdoba es un poeta nacido en San Cristóbal de Las Casas, cuenta con una extensa obra poética. He escogido disertar sobre la pragmática partiendo de los poemas que constituyen su libro Te Infinito, ya que debido a la calidad de los textos y la búsqueda estética permiten ampliamente abordar el tema. 
            La poesía representa una búsqueda en dos sentidos, al menos, por un lado, tenemos la experiencia del proceso creativo que implica al autor, esa voz que llamamos lírica que se desdobla y se expresa en los versos. Y la segunda posibilidad de la búsqueda la tenemos en el lector, así se establece en espiral una relación que avanza, se profundiza, se crea y recrea, que siempre se está moviendo y está en permanente cambio. 
            Durante las siguientes cuartillas trataré de establecer la naturaleza de esa relación estética, partiendo de los poemas de este excelente poeta chiapaneco. Así pues, los invito a adentrarse junto conmigo al mundo del lenguaje y la creación estética. 
            La fuente histórica de la pragmática la encontramos en la filosofía del lenguaje. Charles Morris identificó tres campos de estudio sobre los signos, ubicándolos de la siguiente manera: sintaxis, semántica y pragmática, entendiendo esta última como la relación de los signos en relación con los intérpretes. El interés se centra en cuál es el significado del lenguaje cuando es usado. Es importante señalar que el énfasis del estudio está en los factores contextuales, en el significado de las expresiones lingüísticas.

(Continua en la siguiente entrega)...

Fotografía: Miguel Á. Padriñán, por Pexels

*Sobre el texto:

Te ∞: el sendero del signo luminoso” es un ensayo que analiza la obra del libro de Ulises Córdova, poeta mexicano nacido en San Cristobal de Las Casas.

En esta revista estaremos compartiendo, en las próximas cuatro entregas, el ensayo completo del maestro Aldana.

Sobre Alejandro Aldana Sellschopp

Investigador, promotor cultural, editor, ensayista y narrador.

Ha sido becario de: FOESCA (Emisiones 1999-2000 y 2000-2001), PACMYC, fue becario del FONCA (2003-2004) en el programa de Jóvenes Creadores en la modalidad de novela. Está incluido en la antología del FONCA – Jóvenes Creadores generación 2003-2004.

Ha publicado: Tiempo a Contrapunto (UNAM- Espacio Cultural Jaime Sabines),  Nudo de Serpientes (Novela). Su cuento Diario de un lobo está incluido en la antología Inventa la memoria (Alfaguara). La novela en Chiapas, antología (Consejo Estatal para las Culturas y las Artes de Chiapas en el 2018).

Paso de fuego. Intuición. Jorge Abarca

Por Jorge Abarca*

 
Intuición
 
Cercada en la prisión de la cordura
de pronto: la intuición despierta y vuela
más allá de la cúspide en la altura,
mariposa de luz dejando estela.
 
Y rompe las cadenas de moldura
con sus alas doradas en que anhela:
el cisma que sacude a la atadura,
la razón y su traje que encarcela.
 
Y tejiendo los hilos de la tarde,
en los lienzos luminosos en que arde,
se abre paso en la cárcel que la atrapa.
 
Sismo en el corazón de la obediencia
y en el latir exacto de la ciencia,
una grieta por donde el mundo escapa.
      

Fotografía: Pixabay.

*Sobre el autor:

Jorge Abarca.

San Cristóbal de Las Casas; Chiapas. Egresado del Diplomado en Creación Literaria por El Espacio Cultural Jaime Sabines, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas 2009-2010. Miembro de la Organización Cultural “Abriendo Caminos: José Antonio Reyes Matamoros”. Ha sido antologado en Universo poético de Chiapas. Itinerario del siglo XXCONECULTA, Chiapas 2017Autor del libro La tragedia encendida de los hombres. Abriendo Caminos Editores, 2019.

**Sobre el poema:

“Intuición”, poema de la colección La tragedia encendida de los hombres, Abriendo Caminos Editores 2019.

Paso de fuego. El arte está mejor cuando es camino. Hermann Bellinghausen

Hermann Bellinghausen*

El arte está mejor cuando es camino *

El arte está mejor cuando es camino. En el movimiento es donde ocupa su espacio natural, donde se ensancha. Como en el poema “Ítaca”, de Constantino Cavafis, el viaje es el destino. Y la mejor noticia respecto a la escritura en lenguas originarias de México es que está en el marcha: anda, trota, rueda y de repente pega un salto, vuela.
 
Con alguna excepción, esta reunión es de jóvenes pero ya conocidos poetas de Chiapas que confirma que el camino es transitado con talento y entusiasmo por autores comprometidos con la creación de belleza y sentido en sus lenguas propias aunque no sea fácil, aunque todo parezca demasiado nuevo, incierto, demasiado inicial. Pertenecen a la segunda (apenas) hornada (¿generación?) de poetas tsotsiles, tzeltales, ch’oles, zoques y hasta q’anjoba’les (cuya lengua es originaria de Guatemala) y son ya ríos verdaderos que alimentan el creciente cauce de la nueva y novísima lírica en lenguas mexicanas, uno de los fenómenos literarios más notables del todavía incipiente siglo XXI. 
 
La reapropiación continua del territorio físico y sagrado, de la identidad y las tradiciones, se da la mano con la tragedia, la ausencia, el vértigo cósmico y la vida cotidiana de los pueblos. Escribe Isabel Pascual Andrés:
 
"Sufro porque estoy de paso
Pero me conformo con llegar
Al lugar donde el día y la noche se encuentran
Para reposar con ellos."
 
Sí, llegar es la meta, y el anhelo es de reposo. Pero ninguno ha llegado, y las riquezas y hallazgos el camino son ya fruto y recompensa. Los lectores esperamos, como desea Cavafis al viajero Odiseo, que su camino sea largo y providente.

Fotografía: Johannes Plenio.

*Sobre el texto:

“El arte es mejor cuando es camino” es parte del prólogo de la colección Anhelo de reposo. Antología poética, Editorial Tifón, 2019, la cual reúne poemas bilingües de escritores de la zona altos de Chiapas, sur de México.

En esta revista estuvimos compartiendo textos y poemas extraídos de dicha antología.

Sobre el autor:

Hermann Bellinghausen. Ciudad de México, 1953. Poeta, periodista, cronista y ensayista de temas de carácter político y social. Ha sido director de México Indígena y de Ojarasca. Traductor del escritor brasileño Rubem Fonseca. Premio Nacional de Periodismo 1995. Premio Anna Seghers 1999. Colaborador de La Jornada, México Indígena, Nexos, y Ojarasca.

Paso de fuego. Las plegarias taciturnas de mi madre. Äj mayi’is to’yapapä kyonukskuy. Lyz Sáenz

1
Las plegarias taciturnas de mi madre 
desaparecen en la bruma del tiempo.

Intento arrancar la palabra oculta en mi boca, 
como sabia del árbol que tomé en invierno.

Mi voz se llenó de pájaros
y mis alas encendieron el sol.

1
Äj mayi’is to’yapapä kyonukskuy 
to’kopyia jyamase.

Äjtsi näpu’tyiopätzi te’ tzame kä’wänupä äj ajknakomo kuyunäpinhse to’nhkupätzi ne’ pyiakakanä’uk.

Äj tzame jonhtzyiseram tujku
Jeyepyapä äj sa’ja’is jyapäyu te’ jama sänhkäy.

Fotografía: Johannes Plenio.

*Sobre el texto:

“1. Las plegarias taciturnas de mi madre” es parte de la colección Anhelo de reposo. Antología poética, Editorial Tifón, 2019, la cual reúne poemas bilingües de escritores de la zona altos de Chiapas, sur de México.

En esta revista estaremos compartiendo, en las próximas entregas, textos y poemas extraídos de dicha antología.

Sobre el autor:

Lyz Sáenz. Poeta y traductora zoque, coautora del libro: T’sunun. Los sueños del colibrí (Poemario en cuatro lenguas de Chia- pas), 2017. Aparece en: Muñecas, Antología Internacional contra el abuso infantil, poesía y arte Grito de Mujer (República Dominicana), 2017. Ha publicado en la Revista electrónica Marcapiel, 2018 y en: Documentos Lingüísticos y Literarios No. 37 de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Austral de Chile, 2018. Es integrante de la Organización Cultural Abriendo Caminos: José Antonio Reyes Matamoros.

Paso de fuego. Un dorado otoño de peces. K’äñ limajbä chäytyak. Canario de la Cruz

Por Canario De la Cruz*


Un dorado otoño de peces *
Mayinaj
es un jardín de corales, 
hijas de arcoíris 
bebiendo acantilados.

El sol de tornados muslos 
cimbra la tierra
encendiendo estanques de lava.

Devora arrecifes de fuego 
hasta quedarse dormido.

En un sueño de sal
un bosque serpea el río
cubre la desnudez del agua 
con hojas amarillas
y salta
un dorado otoño de peces 
que se convierte en pescador 
con alma de red
capturando las noches que se alejan.


K’äñ limajbä chäytyak
Chuki aj Mayinaj
Iñichtyakbä ty’ox ja’
ba’ woli tyi iyowix ñajp,
jimba che’ tsil-tsilña lum
che’ mi’ ixäñ k’iñ
o jimba che’ jämuña yujkel
tyik ñajal
ba’ k’äñlemañtyak chäy
yujilobä wejlel
yik’oty mi ijo’k’ob lum
tyi ye’bal kolemtyakbä tye’,
ya’i
p’ulukña mi isutyel
tyi k’änlimambä yopoltyak tye’
tyi imal ja’ che’ mi icha’leñ xämbal ak’elel.

Fotografía: Johannes Plenio.

*Sobre el texto:

“Un dorado otoño de peces” es parte de la colección Anhelo de reposo. Antología poética, Editorial Tifón, 2019, la cual reúne poemas bilingües de escritores de la zona altos de Chiapas, sur de México.

En esta revista estaremos compartiendo, en las próximas entregas, textos y poemas extraídos de dicha antología.

Sobre el autor:

Canario De La Cruz. Poeta y traductor Ch’ol. Estudió Lengua y Literatura Hispanoamericana, fundó la revista literaria universitaria Labrando Agua (2001), de la Facultad de Humanidades Campus VI, Tuxtla Gutiérrez. Fue becario del FONCA/CONACULTA: Jóvenes Creadores, emisión 2013- 2014. Coautor del libro: T’sunun. Los sueños del colibrí (Antología literaria en cuatro idiomas de Chiapas, 2017). Actualmente es miembro de la Organización Cultural Abriendo Caminos: José Antonio Reyes Matamoros, San Cristóbal de Las Casas Chiapas.

Paso de fuego. La ausencia. Yet q’am. Isabel Pascual Andrés

Por Isabel Pascual Andrés*

 

La ausencia *
En medio de tus pensamientos,
veo mudar una flor,
una ilusión de vientos grises
que acaricia el horizonte de mi piel.

En tu ausencia,
canto el dolor con el alma, 
tus palabras,
me tienen prisionera entre sus brazos..


Yet q’am
A x’ol a nabal,
chi wil toj jun an x’umaq’
chi toj x’ol jun q’aheb q’eq’ taq’ yili 
chi eq’ masasoq’ yin in tx’umal.

Yet q’an ach
x’ol yayilal chi bitni in pix’an 
maq’chibil in aj yuj a q’anej.

Fotografía: Johannes Plenio.

*Sobre el texto:

“La ausencia” es parte de la colección Anhelo de reposo. Antología poética, Editorial Tifón, 2019, la cual reúne poemas bilingües de escritores de la zona altos de Chiapas, sur de México.

En esta revista estaremos compartiendo, en las próximas entregas, textos y poemas extraídos de dicha antología.

Sobre el autor:

Isabel Pascual Andrés. Poeta y traductora en lengua q’anjoba’l, licenciada en educación primaria, curso el diplomado en creación literaria en la Escuela de Escritores (SOGEM) de san Cristóbal de las Casas, Chiapas, México, y el Seminario en Composición Literaria en CELALI. Ha sido antalogada en Universo Poético de Chiapas. Itinerario del siglo XX (CONECULTA, 2017).

Paso de fuego. Versos como espadas. Jchol a’yej bit’il a’tejibal. Antonio Guzmán Gómez

Por Antonio Guzmán Gómez*

 

Versos como espadas*
Blando un verso endecasílabo como a una espada 
y con su acento de aguda rima
arremeto contra el universo de la poesía.

Mis ojos observan al mundo,
atento a la vida con la explosión inevitable de su
muerte,
me arroja al remolino de su constante duelo.

Todo agoniza
en bandada de palomas
suaves,
tranquilas
torpes y astutas en la paz de su blancura.

El viejo viento las agita,
caen al fondo de mis sueños, 
descansan sus alas en mis versos
donde hace siglos, despliego mi guerra.

En esa fracción de vida que no acaba, 
átomo de tiempo
donde enciendo cometas y galaxias, 
acentos como estrellas,
polvo de luces perpetuas, 
elevo mi sangre
sobre los abismos de la tierra.


Jchol a’yej bit’il a’tejibal
Ya tsak jchol a’yej ta bulucheb ts’ib bit’il a’tejibal 
sok k’un snuk’ulel sp’alap’al ts’ib
ya jtik’ ba sok slum k’inal nichimal k’op.

Ya sk’abuj sit te lum k’inal,
ya smakli kuxlejal sok sp’olemal stalel slajel, 
ya ch’oba ta yolilal sbatel k’op.

Spisil ya xk’unub
ta tsobtsob tsumutetik 
k’un,
jun yo’tanik
xnijet sok sbolilik
ta sakil slekilal.

Te mamal ik’ ya syuk’ila, 
ch’ayik koel ta yalan waychil, 
ya xkux xik’ ta chol k’op ka’yej 
banti nameytal, ya pas k’op.

Ta jujukaj kuxlejal te ma sna’ xlaje,
xch’ujch’ulel k’aal
banti ya tsum xch’alel ch’ulchan, 
snuk’ulel bit’il ek’etik,
ts’ubilel k’ajk’ ta komon,
jtoy jch’ich’el
ta sba muk’ul ch’en ta balamilal.


Fotografía: Johannes Plenio.

*Sobre el texto:

“Versos como espadas” es parte de la colección Anhelo de reposo. Antología poética, Editorial Tifón, 2019, la cual reúne poemas bilingües de escritores de la zona altos de Chiapas, sur de México.

En esta revista estaremos compartiendo, en las próximas entregas, textos y poemas extraídos de dicha antología.

Sobre el autor:

Antonio Guzmán Gómez. Poeta y traductor tseltal. Miembro activo de la Organización Cultural Abriendo Caminos: José Antonio Reyes Matamoros. Coautor del libro “Sab Xojob” / “Vapor de luz” (antología poética, 2007), autor del libro de poemas “Kuxinel bit’il k’ajk’” / “Vivir como fuego” (2017), y coautor del libro Ts’unun: los sueños del colibrí, poemario en cuatro lenguas de Chiapas: Chol, tsotsil, zoque y tseltal (2017). Actualmente asiste al taller literario de creación poética impartida por  el escritor Alejandro Aldana Sellschopp.