Posts from the “Maria Gabriela López” Category

Voces ensortijadas. 44. Habitar el olvido. María Gabriela López Suárez

Voces ensortijadas 44

Habitar el olvido

Por María Gabriela López Suárez

Con cariño  para las compañeras del Cerss  5, SCLC

… en donde esté una piedra solitaria

sin inscripción alguna

donde habite el olvido

allí estará mi tumba.

Gustavo Adolfo Becker en “Rima LXVI”
Alba despertó deseando que la mañana dibujara un paisaje soleado, tenía muchas ganas de sentirse acariciada por los rayos del sol.  Habían  pasado varios días nublados que poco ayudaban a su estado de ánimo. Desde que había recaído de la enfermedad que padecía, su entusiasmo había mermado. Sin embargo, tenía la certeza que todo estaría bien, era necesario seguir las indicaciones médicas. De ahí la necesidad que tenían su corazón y espíritu porque el sol saliera con todo su resplandor.
          Su deseo fue cumplido, los rayos del sol alumbraron con tal intensidad que la invitaban a tomar un baño de luz para recargarse de energía. Así lo hizo. Salió al patio de su casa, se situó cerca  de los árboles, cerró los ojos y alzó el rostro al cielo, permitiéndose sentir el resplandor matutino.
          Permaneció así unos instantes. Sintió cómo su cuerpo agradecía ese gesto; animada se dispuso a realizar las labores correspondientes en el jardín, ésa era una de las actividades que tenía para ese  día. Al momento de ir cortando la maleza lo fue haciendo con sumo cuidado y atención, para ella era poco grato que invadiera el espacio donde tenía sus flores. Sin embargo, se percató que si no tenía cuidado al hacerlo podría dañar sus flores. De alguna manera, agradeció que la maleza estuviera ahí, de lo contrario no se habría dado espacio para el cuidado de sus plantas.
           En eso estaba cuando comenzó a reflexionar que la maleza era como las cosas desagradables que suceden en la vida, no se podían obviar y había que aprender a convivir con ellas, aprender a habitar el olvido. Ir afrontando cada situación difícil era un gran reto, no tenía la receta secreta, pero estaba segura que una herramienta importante era estar bien desde el interior, escuchar al cuerpo, a la mente, al corazón y poner atención a todo lo que sucedía alrededor.
           Terminó su labor muy contenta, cortó algunas flores para colocar en el jarrón que tenía en la sala. Hecho esto jaló una silla, se sentó frente a la ventana y contempló cómo el sol  alumbraba el día.  Al tiempo que pensaba que, indudablemente, la vida era así, como los paisajes de cada día, podrían aparecer algunos grises y nublados,  incitando a hacer pausas en el andar, voluntaria o involuntariamente. Había que aceptarlos, era parte de la tarea, pero siempre debía mantenerse la esperanza y tener la certeza que los días soleados llegan y hay que estar preparados para eso. 
Photo by Sergei Shmigelskii on Pexels.com

Sobre la autora:

Maria Gabriela López Suárez

Doctora en Estudios Regionales por la Universidad Autónoma de Chiapas y Doctora en Dirección y Planificación del Turismo por la Universidad de Alicante. Docente investigadora en la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH). Es integrante  de la Red Internacional de Investigadores en Turismo, Desarrollo y Sustentabilidad (RITURDES), del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), del Colectivo Fotográfico Tragameluz y del Colectivo Reminiscencia, este último aborda el tema de los feminicidios. Desde 2008 colabora en diferentes medios en Chiapas. Fue corresponsal en Chiapas de la Agencia Informativa Conacyt. Actualmente es productora del programa radiofónico de la UNICH, Los Colores de la Voz; colabora también en la Red de Comunicadores Boca de Polen. A.C.

Voces ensortijadas. 43. Las cajitas de madera. María Gabriela López Suárez

Voces ensortijadas 43

Las cajitas de madera

Por María Gabriela López Suárez

Violeta se dispuso a acomodar las cosas en el armario, lo tenía algo desordenado. Mientras comenzaba la labor puso algo de música para ambientar; halló prendas de ropa que ya no usaba, algunas que creía extraviadas como un par de sus bufandas favoritas.
     – Justo a tiempo, ahora que ya viene el invierno, encontré la bufanda de chiffon y la que me obsequió la tía Angélica.
      Siguió la labor de ir separando lo que obsequiaría, lo que usaría y lo que requería ser depurado. Abrió las gavetas, en algunos tenía cajitas, en ellas solía guardar lo que eran sus tesoros, aretes, collares, pulseras, tarjetas, cartas, notas, fotos y detalles pequeños.
      La caja que solía tener a mano era la de los aretes, collares y pulseras. Sin embargo, también tenía la que le había obsequiado su suegra, una cajita muy linda, con decorado sobre la tapa y pintada en tonos blanco, rosa y toques dorados. Como era casi una costumbre, se sentó a revisar el contenido y a leer los mensajes.  Enseguida pasó a su caja favorita, la que era de su abuelita materna, bellamente tallada, barnizada en tono ébano con pequeños detalles en color mostaza. Ésa era como una caja mágica y se sentía muy contenta de conservarla.
     En ella su abuelita Chabelita solía guardar sus tesoros más preciados, desde cartas, fotos de sus familiares, recetas médicas, una que otra publicidad, hasta agujas, hilos y botones. La  mente de Violeta se situó años atrás, en el cuarto de la abuelita, sentada junto a ella, viéndola con atención. Doña Chabelita ataviada con su vestido de manga tres cuartos, color blanco con flores rosas y detalles azules,  portando sus gafas en tono plata, el cabello ondulado con la deadema café oscuro y las manos  ocupadas  abriendo su caja y sacando algunos objetos guardados. Era como un ritual, los sacaba para acomodarlos. Violeta observaba y a veces hacía una que otra pregunta, sin dejar de maravillarse ante la magia que, para ella, se producía en ese momento. 
      De niña, se quedaba pensando, por qué su abuelita guardaba con tanto cuidado y amor esas cosas. Ahora lo comprendía. En las cajitas de madera se conservaban trocitos con la esencia de los instantes, las experiencias, los recuerdos de las personas amadas, era como una manera de atesorar parte de lo más preciado en la vida y traerlo al presente cada vez que el corazón lo necesitara.
      La melodía Amul interpretada en La voz de Snatam Kaur la hizo volver al presente, al tiempo que acariciaba con cariño la cajita de madera, recuerdo de la abuelita y ahora parte de sus tesoros. 
Photo by David Bartus on Pexels.com

Sobre la autora:

Maria Gabriela López Suárez

Doctora en Estudios Regionales por la Universidad Autónoma de Chiapas y Doctora en Dirección y Planificación del Turismo por la Universidad de Alicante. Docente investigadora en la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH). Es integrante  de la Red Internacional de Investigadores en Turismo, Desarrollo y Sustentabilidad (RITURDES), del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), del Colectivo Fotográfico Tragameluz y del Colectivo Reminiscencia, este último aborda el tema de los feminicidios. Desde 2008 colabora en diferentes medios en Chiapas. Fue corresponsal en Chiapas de la Agencia Informativa Conacyt. Actualmente es productora del programa radiofónico de la UNICH, Los Colores de la Voz; colabora también en la Red de Comunicadores Boca de Polen. A.C.

Voces ensortijadas. 42. Pásele, pásele marchantita. María Gabriela López Suárez

Voces ensortijadas 42

Pásele, pásele marchantita

Por María Gabriela López Suárez

    


La lluvia había dado tregua ese fin de semana. Carmina se alegró, por fin podría salir al mercado a hacer las compras para la despensa y cubrir el pendiente de su prima Eleonora que vivía en Querétaro. Hacía más de un mes que le había pedido un encargo de chocolate chiapaneco. 
     Ir al mercado era una de las actividades que disfrutaba Carmina. En cada uno encontraba un mosaico de colores, olores y riqueza en la mezcla de las culturas reflejada en los productos que se podían hallar. Además, comprar en ellos era una forma de  contribuir a la economía local. De ahí que no era en vano cuando solían recomendarle que al visitar otro lugar no podía perderse ir al mercado.
     Esa mañana entró al mercado del centro y observó que no había tanta gente para ser fin de semana. Se fue al puesto de camarón seco, saludó al vendedor con el que solía comprar,
     –Buenos días– , dijo Carmina.
     –Buen día, ¿cómo le va? ¿Todo bien?
     –Sí, muchas gracias. ¿Cómo va el negocio con esta temporada de lluvias?
     –Al mal tiempo buena cara– respondió el vendedor.
    Carmina terminó de comprar y se despidió. Mientras buscaba el puesto de las especias, para el pedido del chocolate, se quedó repasando la frase del comerciante del camarón. Otra característica que le gustaba de los mercados era la riqueza del habla local, el uso de refranes, los modismos o regionalismos que se intercambiaban.  Riqueza que estaba vinculada a lo cotidiano y era una manera creativa de expresarla. Así, fueron viniendo a su mente algunos refranes que había aprendido en casa, a todo se acostumbra uno menos a no comer; en casa del jabonero, el que no cae resbala; ¡ya nos cayó el chahuistle!; salió con que a Chuchita la bolsearon; la mula no era arisca, las patadas la hicieron; cuando el río suena es que agua llueva; candil de la calle, oscuridad de su casa; no se puede chiflar y tragar pinole a la vez; solo el que carga su morral sabe lo que traeárbol que nace torcido jamás su tronco endereza.
     En eso estaba cuando llegó al puesto de las especias recibiendo el saludo de la vendedora,
     –Pásele, pásele marchantita, ¿qué va a llevar?
     –Quiero dos kilos de chocolate artesanal, de bolita, por favor.
     Mientras esperaba su pedido, los ojos de Carmina se deleitaban observando la diversidad de especias que tenían en el puesto, entre ellas canela, pimienta, jengibre, clavo, cardamomo; los colores de los granos de maíz, la variedad de chiles secos, el totomoxtle (las hojas secas del maíz para envolver tamales) y un sinfín de productos locales que daban el toque especial a los platillos y bebidas. Los olores se mezclaban creando una atmósfera agradable a su olfato.
     –Eleonora, segurito que me pedirías otros productos, además de chocolate, si conocieras este puesto –, dijo para sí Carmina, al tiempo que sonreía pensando, ojos que no ven, corazón que no siente.

Foto de Frans Van Heerden en Pexels

Sobre la autora:

Maria Gabriela López Suárez

Doctora en Estudios Regionales por la Universidad Autónoma de Chiapas y Doctora en Dirección y Planificación del Turismo por la Universidad de Alicante. Docente investigadora en la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH). Es integrante  de la Red Internacional de Investigadores en Turismo, Desarrollo y Sustentabilidad (RITURDES), del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), del Colectivo Fotográfico Tragameluz y del Colectivo Reminiscencia, este último aborda el tema de los feminicidios. Desde 2008 colabora en diferentes medios en Chiapas. Fue corresponsal en Chiapas de la Agencia Informativa Conacyt. Actualmente es productora del programa radiofónico de la UNICH, Los Colores de la Voz; colabora también en la Red de Comunicadores Boca de Polen. A.C.

Voces ensortijadas. 41. Cartas para enamorarse. María Gabriela López Suárez

Voces ensortijadas 41

Cartas para enamorarse

Por María Gabriela López Suárez

    


Eloísa estaba buscando información en la internet, el sonido del viento y la algarabía de las gallinas en el patio hicieron que se asomara por la ventana. El clima estaba frío, el sol alumbraba de vez en vez y las ramas de los árboles se mecían al ritmo del viento. Abrió la ventana y sintió el soplo gélido en el rostro.  Regresó a su actividad. 
     En el incesante mundo de información que suele hallarse en la red, Eloísa buscaba datos que ampliaran sus referencias sobre el patrimonio tangible e intangible de las culturas precolombinas de México. Llamó particularmente su atención el papel que, posterior a esa época, tuvieron las cartas para describirlo. 
     Hizo una pausa. Se quedó pensando en las cartas, ese medio de comunicación tan usado hace algunas décadas y del que ella también había sido partícipe. Ahora, un medio, olvidado ante la vorágine tecnológica. Su memoria se remontó a las tantas cartas que solía escribir a sus amistades locales, de otros estados, países y las cartas que también recibía como respuesta.
      Lo que más motivaba a Eloísa para escribir las cartas eran las historias que contaba a través de las líneas. En cada carta trataba de ser lo más descriptiva sobre lo que narraba. Además, solía hacer una decoración especial a las hojas. Escribía con dedicación y usando sus colores favoritos en las tintas con las que redactaba cada texto. Los sobres solían ir no tan ligeros, porque regularmente escribía un par de hojas completas, de ambos lados. Papel le hacía falta, pero el sobre ya no podría dar cabida a más hojas. Eso pensaba. Cuando le era posible adjuntaba alguna postal, separador o algún detalle que complementara el mensaje de la carta.
     Recordó las veces que recibía cada carta, la emoción le embargaba. Cuando la otra parte le decía que ya había enviado la carta, vía telefónica o a través de algún familiar o persona conocida, comenzaba para ella la cuenta regresiva de los días en que llegaría a sus manos el texto. Una vez que la recibía, la leía con avidez. Repetía la lectura. Era una especie de estar conversando con la persona que le escribía, en cada momento que leía las líneas. Además de lo anterior, Eloísa gustaba observar las letras, alcanzaba a percibir  también ciertos elementos del estado de ánimo con que las habían escrito. Ese intercambio de historias era algo mágico, un poco tardado por el tiempo en que las cartas solían ser recibidas, pero valía la pena una vez que llegaban a su destino.
      En cada carta recibida se había enamorado de lugares, de sabores, de paisajes, de historias compartidas, de películas comentadas, de canciones, libros leídos, aventuras o travesías. Había conocido diversos rincones a través de una carta . La escritura y la lectura se conjuntaban haciendo un intercambio sin igual. Para Eloísa las cartas más significativas en su vida eran una especie de tesoros que aún conservaba y solía leer cada que las hallaba. 
     ––Los tiempos han cambiado, ahora las cartas son un medio en desuso, en su lugar se intercambian audio cartas o video cartas, cada una con sus encantos. Sin embargo, ese toque especial de las cartas para enamorarse se las llevan las cartas escritas ––señaló para sí Eloísa. 
     El barullo de las gallinas la hizo volver a su tarea que aún no terminaba.
Photo by Suzy Hazelwood on Pexels.com

Sobre la autora:

Maria Gabriela López Suárez

Doctora en Estudios Regionales por la Universidad Autónoma de Chiapas y Doctora en Dirección y Planificación del Turismo por la Universidad de Alicante. Docente investigadora en la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH). Es integrante  de la Red Internacional de Investigadores en Turismo, Desarrollo y Sustentabilidad (RITURDES), del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), del Colectivo Fotográfico Tragameluz y del Colectivo Reminiscencia, este último aborda el tema de los feminicidios. Desde 2008 colabora en diferentes medios en Chiapas. Fue corresponsal en Chiapas de la Agencia Informativa Conacyt. Actualmente es productora del programa radiofónico de la UNICH, Los Colores de la Voz; colabora también en la Red de Comunicadores Boca de Polen. A.C.

Voces ensortijadas. 40. Nuestros fieles difuntos. María Gabriela López Suárez

Voces ensortijadas 40

Nuestros fieles difuntos

Por María Gabriela López Suárez

    


El tiempo va que vuela en su vertiginoso tic-tac. El cambio del clima, el olor que se esparce a través del viento, los colores en las flores de temporada, nos van indicando que se acerca noviembre. De las cosas que disfruto en esta época es el color que se observa en las flores silvestres que crecen en el campo. Si uno sale de viaje, en carretera, podrá contemplar cómo el amarillo y el verde se van convirtiendo en una especie de tapices que van decorando el paisaje y se van entremezclando. El tono amarillo cambia según el tipo de flor, desde el tono claro como las flores de candox o tronadora (como también se le conoce), otras que llamo girasoles silvestres, hasta algunas que tienen un tono amarillo más intenso como la flor de zorrito (así le llaman en mi familia) o las de cempasúchil en tono naranja. Y qué decir de los tonos diversos con los que decoran los dulces de temporada.
     Noviembre es el mes en que desde la diversidad cultural de México recordamos, en un día especial, a las personas que han trascendido. No me refiero a que solo ese día se les recuerde, sino que esta fecha tiene significados en nuestras culturas y se torna en un sentido de fiesta, envuelto en aromas, colores, sabores y el compartir la memoria colectiva. Una tradición que se celebra desde hace muchas generaciones, que se ha modificado a través del tiempo pero que permanece.
     Aunque desde hace más de un mes, algunos comercios han decorado con motivos alusivos al Día de Muertos, sabemos que la celebración del dos de noviembre de 2020 será distinta. En primer lugar porque muchas de las personas que son familiares o amistades han fallecido en lo que va de este año, estoy casi segura que a varias de ellas no imaginamos perderlas tan pronto y a algunas no tuvimos la oportunidad de despedirlas como acostumbramos en los velorios.  
     Y en segundo lugar, los panteones no tendrán el movimiento acostumbrado debido a la contingencia sanitaria en que permanecemos. Cada persona lo vivirá de manera distinta, no solo en la parte de los sentires, sino en la económica también. Muchas familias dependen de la venta de flores, de frutas de la temporada, de los alimentos que se preparan en esta festividad y que suelen ponerse afuera de los panteones. 
     Cada familia tendrá su propia manera de celebrar a sus fieles difuntos, a nuestros fieles difuntos. Honrar su memoria y recordarlos con amor  y respeto, es algo que podemos hacer desde casa. Desde la elaboración del altar, colocándoles la ofrenda, o también asistir a los panteones, de manera previa y respetando la sana distancia.
     Ya que menciono los altares, les comparto que, me ha dado mucho gusto  hallar en los mercados locales los dulces de temporada, con figuras diversas, de calaveritas, coronas, flores, animales, elaborados a base de azúcar y pintados en tonos rosa y verde. No estoy segura si son tradicionales de Tuxtla Gutiérrez, pero  los conozco desde la infancia. También están los barquillos rellenos de dulces de coco, de camote y una diversidad de dulces de gomitas de grenetina con figuras de pan de muerto y calaveras. El apoyo al comercio local también es importante. 
     El 2 de noviembre será diferente, es parte de uno de los retos en este año que está por culminar, sin embargo, no pasará desapercibido mientras nuestros fieles difuntos permanezcan en nuestra memoria y corazones. Y la ofrenda o celebración que cada persona o familia realice será una de las diversas maneras de tenerles presentes.
Photo by Guillaume Hankenne on Pexels.com

Sobre la autora:

Maria Gabriela López Suárez

Doctora en Estudios Regionales por la Universidad Autónoma de Chiapas y Doctora en Dirección y Planificación del Turismo por la Universidad de Alicante. Docente investigadora en la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH). Es integrante  de la Red Internacional de Investigadores en Turismo, Desarrollo y Sustentabilidad (RITURDES), del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), del Colectivo Fotográfico Tragameluz y del Colectivo Reminiscencia, este último aborda el tema de los feminicidios. Desde 2008 colabora en diferentes medios en Chiapas. Fue corresponsal en Chiapas de la Agencia Informativa Conacyt. Actualmente es productora del programa radiofónico de la UNICH, Los Colores de la Voz; colabora también en la Red de Comunicadores Boca de Polen. A.C.

Voces ensortijadas. 39. Entretejer el cabello. María Gabriela López Suárez

Voces ensortijadas 39

Entretejer el cabello

Por María Gabriela López Suárez

    


Casi estaba por ocultarse el sol.  El clima era agradable. El calor se había apaciguado. Esa tarde Gertrudis decidió darse un espacio para ella. Fue a su habitación, prendió un incienso y comenzó a escuchar la canción Reloj  de campana. Tócame las horas para que despierten las mujeres todas.  Se sentó en el piso, con las piernas cruzadas, con postura de flor de loto.
         Soltó su cabello y comenzó a peinarlo con sus dedos, permitió que cada hebra se fuera dejando consentir. Hizo memoria, tenía mucho, mucho tiempo de no peinarse con conciencia. Entre las prisas y las actividades cotidianas solía peinarse con rapidez y ponía más atención en el peinado de Bianca, su pequeña hija, quien disfrutaba cuando le cepillaba el cabello, decía que la ponía contenta.
          Gertrudis  comenzó a entretejer  su cabello en dos trenzas. Recordó ese peinado que solía hacerse su abuelita paterna, entrelazando listones en sus trenzas. Siempre le gustó cómo le quedaba, nunca se le ocurrió preguntarle cómo le hacía. Mientras iba formando sus trenzas Gertrudis tarareaba la canción de fondo, para que despierten las mujeres todas…
          El peinarse era un pretexto para también ir sintiendo su respiración, tranquila y consciente. Mientras sus dedos iban formando las trenzas vino a su mente una leyenda que había leído hace algún tiempo sobre el significado de las trenzas en las mujeres. Según la leyenda cuando las mujeres se sentían tristes debían trenzarse para que al ir entrelazando sus cabellos ahí se quedará atrapada la tristeza y no corriera al resto del cuerpo porque podía enfermarlo. Se decía que los cabellos son tan resistentes y fuertes como las raíces del ahuehuete. Para soltar la tristeza había que soltar el cabello cuando el viento soplara para que la llevara lejos.
          La leyenda le había gustado, por la metáfora de cómo atrapar la tristeza y no dejar que fluyera. La parte que más le había llamado la atención era la comparación de la resistencia del cabello con las raíces del árbol. Esa tarde ella no se sentía triste, más bien tenía ganas de consentirse y entretejer el cabello era la manera que le pareció más idónea.  Se sintió relajada, agradecida con sus ancestras, con la naturaleza, con su cabello, sus manos… en ese momento la canción de fondo iba llegando a su fin y la terminó de tararear  porque de sus hijas ella necesita, porque de sus hijas ella necesita que canten y dancen llenas de contento, que canten y dancen llenas de contento, invocando siempre los cuatro elementos.
Photo by Mitch Kesler on Pexels.com

Sobre la autora:

Maria Gabriela López Suárez

Doctora en Estudios Regionales por la Universidad Autónoma de Chiapas y Doctora en Dirección y Planificación del Turismo por la Universidad de Alicante. Docente investigadora en la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH). Es integrante  de la Red Internacional de Investigadores en Turismo, Desarrollo y Sustentabilidad (RITURDES), del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), del Colectivo Fotográfico Tragameluz y del Colectivo Reminiscencia, este último aborda el tema de los feminicidios. Desde 2008 colabora en diferentes medios en Chiapas. Fue corresponsal en Chiapas de la Agencia Informativa Conacyt. Actualmente es productora del programa radiofónico de la UNICH, Los Colores de la Voz; colabora también en la Red de Comunicadores Boca de Polen. A.C.

Voces ensortijadas. 38. Los mundos en el corazón. María Gabriela López Suárez

Voces ensortijadas 38

Los mundos en el corazón

Por María Gabriela López Suárez

Joaquina estaba concentrada cortando las uñas de las manos a Benjamín. De fondo se escuchaba el canto de algunos pájaros que solían visitar el patio de la casa. Benjamín permanecía quieto mientras su mamá o papá le realizaban esa labor. Sabía muy bien que si se movía podrían lastimarle. A Joaquina le provocaba un poco de nervios esa tarea, por eso prefería estar en silencio. Esa mañana Benjamín rompió el silencio cotidiano.
     –Mami, ¿de qué tamaño es nuestro corazón?
En ese momento Joaquina había tomado la lima para seguir el contorno de la uña en turno. Mientras comenzaba a limarla, su  mente empezó a buscar respuestas. El pequeño tenía cuatro años y estaba iniciando con la etapa de preguntar el por qué de las cosas. Por su mente pasó la respuesta, empuña una de tus manos, suelen decir que ése es el tamaño del corazón de cada persona.  Sin embargo, le pareció que ahí estaba dejando fuera los sentimientos que caben y tienen lugar en el corazón. Trató de dar la respuesta que le pareció, en ese momento, más acertada y le dijo:
     –El corazón tiene el tamaño de un pequeño mundo.
Los ojos de Benjamín se fijaron en los de Joaquina,  que dejó de limar la uña del dedo meñique de la mano derecha y observó el rostro de asombro de su hijo.
     –¿Entonces, es como un mundo chiquito? ¿Podemos tener eso dentro de nosotros? Pero… ¿es algo mágico?
Ahora el rostro de asombro pasó a ser el de Joaquina, ante tantas preguntas.  Lo sentó sobre sus piernas. 
     –Todas las personas llevamos un pequeño mundo en nuestro corazón y es mágico como dices. Imagínate, es un órgano importante para la vida, es muy trabajador, bombea la sangre a todo el cuerpo, todos los días, de mañana a la noche. Y en él viven cada una de las personas que amas, mamá, papá, abuelitos, hermanos, hermanas, tías, tíos, amigos, amigas, mascotas, gente que vas conociendo mientras vas creciendo.
     –¿Todo eso cabe en el corazón?
     –Y me falta más, los lugares que conoces, paisajes, cuentos, adivinanzas, juegos… Y también ahí se guardan a veces los momentos que no son felices. Cuando vayas creciendo irás descubriendo los mundos en el corazón.
Benjamín se quedó escuchando, volteó a verla, sonrió y le dio un beso. Joaquina no supo si era por haber quedada respondida su pregunta o porque  simplemente le había nacido hacerlo.  
     –Bueno jovencito, seguiré cortando tus uñas, venga esa mano izquierda.
Photo by Porapak Apichodilok on Pexels.com

Sobre la autora:

Maria Gabriela López Suárez

Doctora en Estudios Regionales por la Universidad Autónoma de Chiapas y Doctora en Dirección y Planificación del Turismo por la Universidad de Alicante. Docente investigadora en la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH). Es integrante  de la Red Internacional de Investigadores en Turismo, Desarrollo y Sustentabilidad (RITURDES), del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), del Colectivo Fotográfico Tragameluz y del Colectivo Reminiscencia, este último aborda el tema de los feminicidios. Desde 2008 colabora en diferentes medios en Chiapas. Fue corresponsal en Chiapas de la Agencia Informativa Conacyt. Actualmente es productora del programa radiofónico de la UNICH, Los Colores de la Voz; colabora también en la Red de Comunicadores Boca de Polen. A.C.

Voces ensortijadas. 37. Los paisajes sonoros en lo cotidiano. María Gabriela López Suárez

Voces ensortijadas 37

Los paisajes sonoros en lo cotidiano

Por María Gabriela López Suárez

El movimiento de las hojas meciéndose al ritmo al que caía la llovizna arrulló el sueño de Violeta esa noche. En algún momento de la madrugada despertó, no supo el motivo, se quedó atenta, ya no escuchaba la lluvia. ¿Acaso había cesado? Se sintió extraña de no escuchar ningún sonido, ni siquiera el de sus perritas que solían hacer sus rondas nocturnas afuera de casa. Por instantes, entre el aturdimiento del despertar repentino y el silencio que percibía pasó por su mente que quizá había perdido el sentido del oído. A lo lejos, muy lejos, le pareció escuchar los ladridos de los perros vecinos. Eso se convirtió en su nuevo arrullo y la mente dejó de preocuparse.

A la mañana siguiente estaban ahí el trinar de los pájaros, el rasguño de las perritas en la puerta en señal de pedir el desayuno. Violeta amaneció contenta, podía escuchar los distintos sonidos. Mientras daba de comer a las perritas se percató que aunque el cielo estaba nublado, se comenzaba a asomar  el sol en alguna parte. Ese rayito de luz era un gran regalo. Escucho el silbido del viento, al instante que sus pasos iban creando sonidos al entrar en contacto  con el lodo del patio, la lluvia por más de dos días había dejado sus huellas de manera contundente. 

Violeta fue poniendo especial atención a cada ruido que escuchaba, el camión repartidor del gas no descansaba ni en fines de semana. Los cantos de los pájaros le parecieron como una interpretación de improviso donde se encuentran los artistas  y  deciden hacer un palomazo. Cada entonación era bella, de vez en cuando se unían los cantos de los gallos.

El frío de la mañana le hizo apetecer un ponche de frutas, así que comenzó a prepararlo. El sonido del cuchillo cortando las manzanas, guayabas y jengibre, también estuvo en su atención. Puso a hervir la bebida y recordó que la jarra cambiaba de tono cuando ponía a preparar el café. Mientras estaba en esa reflexión escucho las pisadas de Manchas y Gringa, se hacían presentes dejando huellitas de lodo en la sala, entraban   y salían.

Mientras limpiaba las huellas, Violeta seguía atendiendo a los sonidos, el agua, el trapeador al limpiar el piso, al exprimirlo. Su sentido del olfato le recordó que había puesto a hervir ponche.  Se lavó las manos, se sirvió ponche, el sonido de verter la bebida en la taza y revolver la fruta le recordaron lo que su amigo Pepe le había comentado sobre la radio. La radio tiene elementos básicos, voz, música y efectos y el silencio también juega un papel esencial. Los paisajes sonoros en lo cotidiano eran una especie de inspiraciones para la radio, pensó en las radionovelas o en los radiocuentos. Se sintió muy afortunada de poder escuchar todos esos paisajes sonoros en su día a día. Comenzó a beber su ponche, le había quedado muy rico. Volvió la vista a la sala, de nueva cuenta tendría que hacer aseo, las huellas decorativas habían regresado.





Photo by saymon sami on Pexels.com

Sobre la autora:

Maria Gabriela López Suárez

Doctora en Estudios Regionales por la Universidad Autónoma de Chiapas y Doctora en Dirección y Planificación del Turismo por la Universidad de Alicante. Docente investigadora en la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH). Es integrante  de la Red Internacional de Investigadores en Turismo, Desarrollo y Sustentabilidad (RITURDES), del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), del Colectivo Fotográfico Tragameluz y del Colectivo Reminiscencia, este último aborda el tema de los feminicidios. Desde 2008 colabora en diferentes medios en Chiapas. Fue corresponsal en Chiapas de la Agencia Informativa Conacyt. Actualmente es productora del programa radiofónico de la UNICH, Los Colores de la Voz; colabora también en la Red de Comunicadores Boca de Polen. A.C.

Voces ensortijadas. 36. Las pausitas necesarias en la vida. María Gabriela López Suárez

Voces ensortijadas 36

Las pausitas necesarias en la vida

Por María Gabriela López Suárez

El viento que corre esta mañana en que tecleo estas líneas me trae mensajes del cambio del tiempo, como dijeran en la familia, ya huele a Todo-santo. También es un anuncio del regreso a nuestro horario normal y que finaliza el de verano. 

La semana se pasó volando, como desde hace varios años, el tiempo va que vuela, entre las diversas labores cotidianas que cada persona realiza y las nuevas tareas que se han generado en la contingencia sanitaria. Sin embargo, no hay marcha atrás, eso es una realidad. Como dijera una frase de la serie documental  Ésta es mi tierra, por Terenci Moix,  de Televisión Española,   “el tiempo es el gran terror del hombre”.

En esa vertiginosa serie de actividades se va pasando la vida, entre el no tengo tiempo. Es probable que una no se percate hasta que algo inesperado nos vuelva la atención al aquí y al ahora, a lo esencial, a lo prioritario. Hacer una pausa nos permite mucho. Entre las ideas que se me vienen ahora al hacer pausas están, apreciar las cosas, observar los detalles más simples de lo cotidiano, disfrutar de la respiración, de contemplar un paisaje natural, sola o acompañada, de agradecer la vida y los regalos que se tienen, de escuchar la melodía que hay en cada paisaje sonoro que nos rodea, de leer por placer… Y por si fuera poco, las pausas nos ayudan a escuchar a nuestro cuerpo y a cuidarlo, de ahí que sean prioritarias.

De igual manera, nos permite  compartir momentos con nuestros seres amados, decirles que les queremos, sí, aunque no sea por celebración de algo en específico,  lo importante es que lo sepan y lo sientan a través de nuestras acciones, detalles o mensajes desde el corazón. Nos ayuda a recordar a las personas y seres que han partido pero quedan en nuestro corazón, a honrar su memoria, depositar ofrendas o hacer oración.

El mes de septiembre llega a su término, me trae a la memoria que es un  mes donde recuerdo la partida de familiares y amistades, es un mes de nostalgia pero también de agradecer el haberles tenido en la vida, de llevarles en el corazón y en la memoria. Hoy hice una de esas pausitas necesarias en la vida, el corazón se siente reconfortado y el cuerpo agradecido. Mi sentido del olfato y el gusto también lo agradecen porque en ese receso me di la oportunidad de cocinar la sopa de champiñones que tanto disfruto y tenía pendiente preparar.

Les invito a darse la oportunidad de hacer pausas en su cotidianidad, es un regalo merecido.





Photo by Andrey Grushnikov on Pexels.com

Sobre la autora:

Maria Gabriela López Suárez

Doctora en Estudios Regionales por la Universidad Autónoma de Chiapas y Doctora en Dirección y Planificación del Turismo por la Universidad de Alicante. Docente investigadora en la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH). Es integrante  de la Red Internacional de Investigadores en Turismo, Desarrollo y Sustentabilidad (RITURDES), del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), del Colectivo Fotográfico Tragameluz y del Colectivo Reminiscencia, este último aborda el tema de los feminicidios. Desde 2008 colabora en diferentes medios en Chiapas. Fue corresponsal en Chiapas de la Agencia Informativa Conacyt. Actualmente es productora del programa radiofónico de la UNICH, Los Colores de la Voz; colabora también en la Red de Comunicadores Boca de Polen. A.C.

Voces ensortijadas. 35. Historias sobre el maíz. María Gabriela López Suárez

Voces ensortijadas 35

Historias sobre el maíz

Por María Gabriela López Suárez

Esa mañana amaneció nublado, con mucho viento y  una brizna de lluvia, el clima era frío. Mariela se percató de esta sensación friecita cuando abrió la ventana, a lo lejos estaba su papá entre la milpa cortando elotes. Ella no tenía contemplado ir a la milpa y menos con ese clima. Sin embargo, se animó a ir para ayudarle.

Al ir caminando observó la milpa jiloteando,  fue sintiendo el aroma a tierra mojada, la textura de las hojas y cómo sus pasos iban entrando en contacto con la tierra. A medida que avanzaba iba cuidando para no pisar las flores de calabaza. Llegó hasta donde estaba su papá, le ayudó y regresaron con los elotes dentro de un costal.

Pusieron el costal en el piso y se sentaron para irlos pelando; separaban las hojas, los cabellos y los elotes. Mientras hacían esta tarea Mariela recordó la fase de la siembra, don Arturo, su papá, era muy cuidadoso en la selección de los granos del maíz. También acostumbraba sembrar semillas de calabaza y a veces de frijol, esto con el fin de ir nutriendo la tierra.

La época de la cosecha de elotes era la más esperada, primero porque significaba que la semilla sembrada había dado frutos, sinónimo de buena cosecha y también porque era una manera de proveer a la economía de la casa. Para Mariela y sus hermanos representaba la oportunidad de comer elotes, hervidos o asados. Las tías preparaban atoles de elote y agrio, así como tamales y pan de elote. Y cómo olvidar las tortillas que hacía la abuelita Tina con maíz nuevo, llenaba sus peroles de nixtamal[1] y hacía las bolas de masa de maíz amarillo para preparar la bebida de pozol[2].

Cuando el grano había madurado, es decir, ya era maíz, venía la etapa de desgranar, que podía ser con ayuda de una máquina o de manera manual. La segunda opción, aunque era más lenta, era la que le gustaba más a Mariela, se sentaban en la mesa varios integrantes de la familia, cada quien con su mazorca en mano y mientras iban desgranando conversaban para hacer la tarea más amena. Algunos ya tenían su técnica para avanzar más rápido, como usar un cuchillo, auxiliarse de otra mazorca o dejar una hilera completamente vacía y de ahí iniciar el desgrane.

Ahora que lo reflexionaba, en realidad el maíz representaba una especie de fiesta, porque varias de las actividades se hacían en colectivo y cada etapa tenía su procedimiento, sus elementos simbólicos. Vinieron a la mente sus clases de historia de México, hombre y mujeres de maíz, al tiempo que pensaba la diversidad de historias sobre el maíz que tendría cada familia. En eso estaba cuando se dio cuenta que ya habían terminado de pelar los elotes, era momento de ponerlos a cocer y la tarea le correspondía a otro integrante de la familia.

– ¡Alfonso te toca cocer los elotes! Ya están listos.


[1]       Nixtamal: Maíz cocido con agua y cal, se deja reposar toda la noche. Se usa para elaborar tortillas y comidas como el pozole.

[2] Pozol: Bebida tradicional a base de maiz, se suele mezclar tambien con cacao. Se consume en el sur de México y Centroamérica, es muy seguramente una herencia Maya y Azteca. Se diferencia del pozole en que este es un platillo caliente que se cocina con carne y su consumo está más extendido en el centro y occidente de México.





Photo by Igor Haritanovich on Pexels.com

Sobre la autora:

Maria Gabriela López Suárez

Doctora en Estudios Regionales por la Universidad Autónoma de Chiapas y Doctora en Dirección y Planificación del Turismo por la Universidad de Alicante. Docente investigadora en la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH). Es integrante  de la Red Internacional de Investigadores en Turismo, Desarrollo y Sustentabilidad (RITURDES), del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), del Colectivo Fotográfico Tragameluz y del Colectivo Reminiscencia, este último aborda el tema de los feminicidios. Desde 2008 colabora en diferentes medios en Chiapas. Fue corresponsal en Chiapas de la Agencia Informativa Conacyt. Actualmente es productora del programa radiofónico de la UNICH, Los Colores de la Voz; colabora también en la Red de Comunicadores Boca de Polen. A.C.