Voces ensortijadas 64

En un abrir y cerrar los ojos

Por María Gabriela López Suárez

 
El calor era intenso, según la aplicación del celular de Abril, marcaba los 38 grados. Seguramente eso era a la sombra, pensó.  El clima tan cálido le provocaba somnolencia, también le hacía evocar algunos paisajes que describía en su literatura Gabriel García Márquez. Esa tarde, decidió dejar a un lado celular y redes sociales y tomar una siesta. 
          Fue a su habitación, prendió el ventilador, se tiró sobre un tapete y se quedó mirando fijamente hacia arriba. Observó el movimiento de las aspas del ventilador azul que se combinaba con lo blanco del techo.  Solo esos dos elementos ante su vista. El espacio se fue refrescando.  
          Abril cerró los ojos.  Intentó poner la mente en blanco para poder relajarse y dormitar tranquilamente. Era un tarea titánica, cientos de pensamientos vinieron, cada uno en su respectivo momento. Seguía haciendo el esfuerzo, trató de concentrarse en dos sonidos el latido de su corazón y el ruido del ventilador que no cesaba de hacer su trabajo.
          La última frase que resonó en su mente e intentó relacionar con lo vivido, antes de dormirse, fue una de El principito, "Solo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos." 
          Abril entró en la dimensión de sus sueños, fueron varios, hizo una larga caminata. En uno de ellos observó a Tobías uno de sus amigos. Todo el tiempo lo vio a lo lejos, sin cruzar palabra alguna. Tobías se veía contento, conversador como solía ser. Mientras tanto Abril  pasó de una historia a otra. De pronto se descubrió en uno de los lugares que no conocía y se encontró a Alicia, una de sus compañeras en la universidad. La ciudad recorrida tenía calles angostas y largas, con edificios antiguos, altos, pintados en tonos entre marrón y ocre. Las dos iban animadamente, sin conversar pero contentas. Llegaron un punto donde  Abril se despidió de Alicia, le dio un abrazo y tomó otra ruta. 
         En cada sueño tuvo encuentros con personas que no conocía. De pronto hizo un receso, la historia cambió, tal como sucede en los sueños. Abril se detuvo en plena acera, se colocó en el suelo para observar una casa antigua que se movía lentamente, la fachada de ésta era como de caricatura con un diseño sumamente atractivo y colorido. Ahí permaneció largo tiempo mientras disfrutaba la vista y se mimetizaba con el paisaje. 
           Un ligero movimiento en su andar, justo cuando iba a cruzar de una acera a otra la hizo despertarse. Abrió los ojos y observó, ahí estaba el ventilador, escuchó su respiración. Cerró nuevamente los ojos, respiró profundamente. Había logrado su propósito, tomar una siesta. La imagen de ella en el piso en plena calle, observando la fachada en movimiento estaba presente todavía. Había sido un sueño muy loco, pero lo había disfrutado plenamente. Se quedó pensando en todos los espacios que había recorrido en un abrir y cerrar de ojos, mientras volvía a su mente la frase de El principito.



 
Photo by cottonbro on Pexels.com

Sobre la autora:

Maria Gabriela López Suárez

Doctora en Estudios Regionales por la Universidad Autónoma de Chiapas y Doctora en Dirección y Planificación del Turismo por la Universidad de Alicante. Docente investigadora en la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH). Es integrante  de la Red Internacional de Investigadores en Turismo, Desarrollo y Sustentabilidad (RITURDES), del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), del Colectivo Fotográfico Tragameluz y del Colectivo Reminiscencia, este último aborda el tema de los feminicidios. Desde 2008 colabora en diferentes medios en Chiapas. Fue corresponsal en Chiapas de la Agencia Informativa Conacyt. Actualmente es productora del programa radiofónico de la UNICH, Los Colores de la Voz; colabora también en la Red de Comunicadores Boca de Polen. A.C.