Voces ensortijadas 22

Rojo púrpura

María Gabriela López Suárez

El calor comenzaba a sentirse con fuerza, Meriem estaba a mitad de labor en su pequeño huerto. Tenía un mes de haber iniciado esa tarea sembrando chile, romero, hinojo, también había colocado ahí algunas macetas que ya tenía en casa. Esa actividad le alimentaba el espíritu y lo hacía con mucho amor.

Removió la tierra para sembrar un árbol de tulipán rojo, tipo clavel. Con la firme esperanza que quisiera estar en ese espacio y crecer en el huerto. Era uno de los tulipanes favoritos de su mamá.  Puso el árbol en el espacio cavado, le agrego tierra, abono de su propia cosecha y a manera de ofrenda a la tierra y al árbol de tulipán, sembró su luna. El color de la sangre lunar era rojo intenso,  vívido, tan brillante que se veía hermoso ante la luz del sol.  Desde su corazón hizo su agradecimiento  a la tierra, a la vida, a su cuerpo. Terminó su faena  y regresó a casa.

Mientras volvía recordó que nunca era tarde para honrar el ser mujer, vinieron a su mente las diversas experiencias en los círculos de mujeres donde descubrió la importancia de agradecer cada período lunar en su vida.  Pensó para sí, que cada etapa en la vida  de las mujeres es importante, sin embargo, por cuestiones culturales la etapa menstrual se vuelve una especie de tabú que se inculca como algo que debe ocultarse, como si fuera ‘malo’, ‘sucio’, logrando con ello que muchas ocasiones  no se quiera que  lleguen ‘esos días’. 

Siempre estaría agradecida a las mujeres amigas que le permitieron descubrir la importancia de ofrendar la luna como una manera de sembrar la vida, de agradecer la oportunidad de estar, de vivir, de crecer y de amar su ser mujer.

En casa se dispuso a regar las plantas de sombra que tenía, al llegar al cactus colgante, como ella le llamaba, observó que estaba lleno de flores, color rojo púrpura. Anteriormente había sembrado en él su periodo lunar. Se acercó a las flores y a manera de susurro les dijo,

—¡Qué  bellas están! ¡Gracias!

Meriem observó detenidamente la forma de las flores, le encantaba, como una especie de estrellas pero con detalles curvos. Y lo que más le atraía era el color rojo púrpura como la ofrenda de vida.

Fotografía: Pixabay.