Voces ensortijadas 21

La presencia del cenzontle

María Gabriela López Suárez

Ágata estaba acomodando en un jarrón las flores que había cortado en el patio de la casa. Escuchó un ruido afuera y se asomó, era Canela, su perrita, intentando abrir una pequeña jaula que estaba en el piso. Al principio Ágata no se percató de la importancia de la jaula, luego recordó que ahí había puesto su papá un pajarito silvestre que estaba herido y un cenzontle bebé que había encontrado.

-¡Canela, deja esa jaula! ¡Canela!

La perrita ni siquiera se movió, siguió atenta en su tarea. Ágata salió, levantó cuidadosamente la jaula ante la mirada de Canela, que no despegaba la vista al pajarito. Ágata lo revisó, estaba bien.  ¿Y el cenzontle? Le preguntó a su tía Toñi que se asomó al ver lo sucedido.

—¿Qué no está ahí también en la jaulita?

—No tía, solo está el pajarito. 

Observaron las rejas de la jaula, eran delgadas y por ahí no había podido salir. Vieron al piso entre las piedras, no había rastro de alas, por aquello que Canela lo hubiera comido.

Ágata puso la jaulita en una parte baja del tejado para que el pajarito tomara el sol, se percibía nervioso ante el movimiento que había hecho Canela a la jaula, en su intento por degustarlo.

Siguieron indagando sobre el destino del cenzontle bebé, no hallaban respuesta. En eso estaban cuando llegó Arturo, el papá de Ágata. 

—¿Cuál es el alboroto?

La tía Toñi explicó lo sucedido. Los tres siguieron buscando al cenzontle entre las piedrecitas por donde estaba inicialmente la jaula. No hubo rastro  y explicación alguna.

Ágata hizo memoria, ése era el segundo día que el cenzontle había estado en casa. El día anterior su papá lo había descubierto en el suelo, cerca de un árbol,  algo poco común.  Él lo llevó a casa y lo puso en la jaulita donde estaba un pajarito herido de una ala, al que cuidaba mientras se recuperaba para dejarlo en libertad. 

Era la primera vez que Ágata veía un cenzontle bebé, le dio mucha ternura cuando le acercaron la comida, abrió su pico con la cabeza hacia arriba,  como esperando que su madre le diera de comer, de piquito a piquito. Fue una odisea darle comida, esta tarea la hizo don Arturo.  Durante la tarde y noche el cenzontle emitió unos sonidos que eran como susurros, los continuó haciendo hasta el amanecer. Como si ésa fuera su manera de hacerse presente.

El misterio de la desaparición del cenzontle bebé fue casi como su llegada. Ágata recordó, en su familia creían que sus seres queridos que habían trascendido les visitaban a través de mariposas, pájaros o gatos, quizá eso era el significado de la presencia del cenzontle.

.

Fotografía: Pixabay.