De Luis Flores Romero*

Dañorante*

Por su seguridad, no se recargue en la nostalgia;
todo eso que pasó, torpeza que pasó, tropiezo,
fracaso, malpaso que pasó, no sirve, no insista, no llore:

nada está detrás del subibaja imaginario del hubiera.
Si su pensamiento es un castillo de fantasmas,
girar hacia el presente es el único prudente movimiento:

lo anterior se borra, lo anterior se barre, 
agárrese de aquí por más que sea difícil 
apretar el botón de suprimir. Para nostalgiar,

oprima uno; para ilusionarse, oprima dos;
para no volver, oprima cero, oprímase las ganas; 
para continuar trabado, cuelgue, cuélguese

de sus recuerdos: todavía no hay ahora. 
Dejar caer el hoy en los desórdenes vividos 
es como no querer quitarse los calzones

con los que alguna vez se fue dichoso. Y a pesar 
de que la dicha ya se fue, el atormentado
se atornilla en su pasado, se ensucia en su silencio.

No se recargue en esa melancólica pared: 
el pasado no se quiebra. No se azote: 
puede quebrarse usted. 

Fotografía: Pixabay.

Sobre el poema:

“Dañorante” es parte de la colección Estación Gentuza, Premio Nacional de Poesía “Ramón López Velarde” 2017. Editado por la Universidad Autónoma de Zacatecas, 2018.

Sobre el autor:

Luis Flores Romero (Lufloro Panadero). Nació en la Ciudad de México en 1987. Estudió Letras Hispánicas en la unam. Ha publicado poesía en algunas revistas impresas y electrónicas. Ha impartido talleres de versificación y creación poética. Es autor del poemario Gris urbano, publicado en 2013 por la uacm, y de Sonetos ñerobarrocos, publicado en 2016. Becario, en el área de poesía, de la Fundación para las Letras Mexicanas durante los periodos 2010-2011 y 2011-2012, y del fonca en el periodo 2015-2016. Desde 2014 conduce un programa de literatura en Radio unam. En redes sociales, con el heterónimo de Lufloro Panadero, comparte versos satíricos. Premio Nacional de Poesía “Ramón López Velarde” 2017.